¿Es necesaria la existencia de un CM en el colegio?

Son muchas las razones que aconsejan la existencia de un CM en un colegio desde mi punto de vista , por lo que intentaré enumerarlas de forma concisa

  • En primer lugar, y aunque esto pueda parecer una obviedad , por sentido común. La inmersión de los colegios en la sociedad de la información es un proceso irreversible que conlleva la necesidad de la modificación o adaptación del rol que siempre han desempeñado en la sociedad tradicional y la asunción de manera natural de las nuevas figuras profesionales que se van desarrollando en las empresas para dar respuesta a las necesidades de una sociedad conectada. Si a ellos añadimos que los colegios son redes sociales en si mismos, incluso antes de la llegada de Internet, nos encontramos que una situación un tanto paradójica ya que no sería descabellado decir que hace escasos 10 años , todos los colegios disponían de uno o varios community analógicos y a día de hoy apenas contamos con un porcentaje residual de centros educativos que han decidido constituir la figura del CM para el ecosistema digital. Aunque pueda parecer una conclusión severa, esta reflexión nos sitúa ya en un escenario de autogeneración de brecha digital con sus alumnos.
  • La segunda razón es mucho más contundente y apela a motivos puramente educativos y de responsabilidad exigible a los actores de esta actividad social. Los menores viven , piensan y se relacionan en digital, tanto desde el punto de vista psicológico como emocional, social y por qué no, educativo. Y en el desarrollo de su identidad red, las redes sociales en su concepto más amplio, desempeñan un papel fundamental. La responsabilidad de un colegio es enseñar y educar , pero no solo desde el punto de vista cuantitativo de valoración de adquisición de conocimientos sino, y por supuesto, desde la educación en valores. Si difícil es enseñar algo que se conoce, ¿ cómo enseñar lo que es desconocido para los docentes?

¿ Y porque España está la cola de habilidades digitales en la OCDE? Será un factor importante que en los centros españoles apenas se valora la existencia de esta figura